Nóvalo, Gamepolis 2016 y la traducción de videojuegos

En Nóvalo, como agencia de traducción en Málaga con la traducción (localización) de videojuegos como una de nuestras principales especialidades, ¡no quisimos perdernos la última edición de Gamepolis! Gamepolis, el IV Festival de Videojuegos de Málaga, se celebró el pasado fin de semana (22-24 de julio) en Málaga y es un evento indispensable para estar al día de las tendencias del sector que más mueve a nivel económico en el mundo, ¡así que allí fuimos!

El Festival llegó a congregar en su primer día a 10.000 personas. ¡Un gran fin de semana para los gamers! Parece que no hay punto final para el enorme crecimiento de este sector, que en 2015 movió unos 90.000 millones de dólares y cuyas previsiones para 2018 son de más de 113.300 millones de dólares.

En España, se trata de un sector al alza: solo en 2015 se facturaron 1.083 millones de euros, con un crecimiento de casi el 9% con respecto al año anterior. Lo cual no deja lugar a dudas: el videojuego es el rey del mercado.

Este año los organizadores del evento han dedicado un espacio especial a la localización de videojuegos, y han traído a todo un experto en la materia: el traductor profesional de videojuegos Ramón Méndez, responsable de la traducción de títulos tan importantes como The Witcher 3, Far Cry 4, Papers, Please, Thief o Assassin’s Creed Unity.

¡Y es que la conferencia de Ramón fue todo un éxito! Además de acercar a los profanos en la materia al complejo mundo de la traducción de videojuegos, Ramón habló del proceso de localización de principio a fin, explicando el papel de todos los actores implicados y la complicación inherente al proceso de trabajo, además de compartir divertidas anécdotas sobre el día a día de su trabajo. Además de explicar la necesidad de adaptar el videojuego, no solo lingüísticamente, sino también culturalmente, el traductor mencionó cuestiones tan de actualidad como la interpretación profesional en el sector de los videojuegos, una aplicación reciente del mundo de la traducción a este sector del ocio. Y es que el número de eventos relativos a la industria de los videojuegos ha crecido exponencialmente, por lo que la interpretación profesional (así como la traducción) se ha convertido en una necesidad dentro del sector y en una salida interesante para los traductores del mañana.

 

El traductor profesional Ramón Méndez en su charla sobre localización de videojuegos.

El traductor profesional Ramón Méndez en su charla sobre localización de videojuegos.

Además de la interesante conferencia de este traductor tan experimentado, esta edición de Gamepolis estuvo plagada de propuestas interesantes: torneos de gamers, partidas de exhibición, bandas en concierto, exhibiciones de reconocidos jugadores, charlas de youtubers, presentaciones de productos, exposiciones variadas (con un espacio especial dedicado a los primeros videojuegos y máquinas recreativas), concurso de ilustraciones y concurso de cosplay. Todo un abanico de posibilidades para que los gamers y aficionados más inquietos pudieran entretenerse durante horas en el Palacio de Congresos de Málaga, que no paró de recibir asistentes de la mañana a la noche durante todo el fin de semana.

Jugadores conectados en plena partida.

Algunos jugadores conectados en plena partida.

Youtubers asistentes con nuestro CEO Carlos Bolívar

Nuestro CEO Carlos Bolívar con algunos de los youtubers asistentes al Festival.

En resumen, un evento multitudinario que cada año crece más y que se ha convertido en poquísimo tiempo en un referente nacional en el sector de los videojuegos.

Algunos miembros del equipo de Nóvalo junto a un miembro de la organización de Gamepolis 2016, Rafael Hurtado.

Algunos miembros del equipo de Nóvalo junto a un miembro de la organización de Gamepolis 2016, Rafael Hurtado.

¡Desde nuestra agencia de traducción Nóvalo queremos transmitir nuestro agradecimiento a los organizadores del evento que nos acompañaron durante nuestra asistencia y les deseamos mucha suerte para futuras ediciones! Nos vemos en la próxima partida, gamers.