Conoce a los tres nuevos miembros del equipo y nuestras nuevas instalaciones

¡En Nóvalo ampliamos equipo y renovamos instalaciones!

Tras un año con un gran número de clientes nuevos, una aumento considerable de los proyectos en marcha y el desarrollo de las nuevas líneas de negocio, como la redacción de contenidos o el marketing digital, en Nóvalo hemos ampliado el equipo de la oficina de Málaga con tres nuevas incorporaciones. ¿Quieres conocer a los nuevos miembros de este gran equipo? Te presentamos a María, Sofía y Alejandro, ¡inyección de sangre nueva!

María Meléndez, traductora y revisora junior, realizó sus prácticas con nosotros al finalizar sus estudios y ya nunca nos dejó. Concienzuda, meticulosa y veloz, no para hasta dar con la tecla. Su cita preferida es de Calderón de la Barca: Quien daña el saber, homicida es de sí mismo.

Sofía Muñoz es traductora de varias lenguas y se incorpora al equipo como redactora y traductora junior. Ha encajado a la perfección en el equipo gracias a su mente abierta y su espíritu ante los desafíos. ¿Una frase que la defina? Un ganador es un soñador que nunca se rinde (Nelson Mandela).

Alejandro Morales se une al equipo también como redactor y traductor junior y nos aporta su perfil híbrido, entre lo técnico y lo lingüístico, versátil y flexible. Otro viajero incansable, apasionado de los retos. Su frase favorita: El estudio y, en general, la búsqueda de la verdad y la belleza conforman un área donde podemos seguir siendo niños toda la vida (Albert Einstein).

Nuevos miembros de Nóvalo

Y es que, como en cualquier familia, en Nóvalo estamos más que orgullosos de los miembros de nuestro equipo: gestores de proyectos y traductores profesionales capaces y resolutivos y, más que nada, grandes compañeros. Un equipo que mueve día a día la máquina de la traducción y que nos permite ofrecer a nuestros clientes calidad, eficacia y rapidez en sus proyectos.

Equipo de Nóvalo

Y ya puestos… no solo hemos ampliado equipo. También hemos tenido que ampliar nuestros espacios para dar cabida a tanto talento, así que le hemos dado un aire nuevo a nuestras instalaciones. Luz, mucha luz, mucho blanco y también verde (nuestro verde novalero). Un ambiente renovado en el que trabajar a gusto. Nueva distribución del espacio, de las mesas, sillas de trabajo más cómodas, nuevos equipos informáticos y más espacios para combatir el estrés (¡difícil, pero no imposible!).

Nueva estructuración de Nóvalo

Y así cerramos el intenso verano. Con las pilas recargadas y con energía de sobra para retomar el último tramo del año con aires nuevos y un equipo dinámico que sigue creciendo y mejorando, que se consolida día a día y en el que recibimos con los brazos abiertos a los nuevos compañeros que se incorporan con entusiasmo y muchas ganas de crecer con nosotros.